Cómo saber cuando cambiar nuestra persiana

Cómo saber cuándo cambiar nuestras persianas

En función de la calidad de la persiana, la antigüedad que tenga o el mantenimiento que se le haya dado durante ese tiempo, es posible que el mecanismo pueda terminar con averías. Estos problemas pueden hacer que quede atascada, caída a un lado o desencajada.

Partes que se pueden deteriorar

Si hablamos de persianas que no suben o bajan, nos referimos a las venecianas, igualmente llamadas horizontales. Existen variedad de modelos, como las de plástico, madera o aluminio. En cualquier caso, contienen bastantes piezas que pueden deteriorarse, fallar y hacer que este elemento no realice su función.

A la hora de arreglarlas, es importante que sepas cuál es el motivo y la pieza que falla. Estas pueden ser:

✔️ Las lamas o peldaños. Pueden estar dañadas, dobladas o desencajadas. Suelen ser fabricadas en plástico, aluminio o madera y están orientadas de manera horizontal para controlar la entrada de luz. Si las lamas están muy sucias o anticuadas, es posible que esto sea el causante del daño, puesto que un exceso de polvo y suciedad pueda hacer que el conjunto no se deslice correctamente. Posiblemente, la solución sea que realices una buena limpieza.

✔️ La cinta. La forma de ver su deterioro es si está deshilachada. Esto puede provocar que se enrede en el recogedor y no puedas subirla o bajarla.

✔️ El recogedor o carrete. El sistema podría estar roto y provocar que no se enrolle adecuadamente la cinta cuando se recoge y, por lo tanto, que el conjunto no funcione.

✔️ Topes. Estos elementos evitan que las lamas se salgan de su lugar cuando se recogen o se sueltan. Si están dañados podrían provocar la desfiguración de todo el elemento.

✔️ Los flejes o correas de metal. Podrían estar doblados, rotos o desgastados. Su principal función es la de sujetar las lamas en el cilindro. Si está dañado, es posible que uno de estos elementos se haya desprendido y provoque que el conjunto se ladee o quede atascado. La solución sería instalar un nuevo fleje.

Cómo arreglar una persiana que no sube o baja

Si tienes sospechas de que está averiada, lo primero que debes hacer es realizar una revisión general en busca del daño antes de desmontarla. En caso de que se trate de un exceso de polvo o suciedad en el mecanismo, basta con desmontarlo todo y limpiar bien el mecanismo (sobre todo las lamas y el interior del cajón enrollable). Incluso puedes engrasar el eje, si consideras que es el motivo por el que se produce el atasco.

Por otro lado, si la rotura está en alguna lama, la solución más básica es sustituir la lama dañada por otra nueva. Igualmente, puede ser que todo el conjunto pese poco; ese problema se puede arreglar si añades una pletina de metal en la última lama.

Hay otros problemas que son cuestión de cambiar piezas, y resultarán más complicados, como pueden ser el recogedor o la cinta.

En CM Cerrajeros somos expertos en la instalación, revisión y reparación de persianas. Si tienes ese problema, contacta con nosotros.

Sin comentarios

Añadir un comentario